miércoles, 17 de enero de 2018

SANTA MISA EN LA MISIÓN SAGRADOS CORAZONES DE JESÚS Y MARÍA DE DAIMIEL



El próximo sábado día 20 de Enero, se celebrará (D.m.) la Santa Misa Tradicional en la Misión Sagrados Corazones de Jesús y María de Daimiel (Ciudad Real) a las 18.00 h.

Oficiara la Santa Misa el R. P. Angel Fabián Benzi

Para más información: apostoladoeucaristico@hotmail.com

martes, 16 de enero de 2018

lunes, 15 de enero de 2018

EL PADRE PAUL KRAMER, SACERDOTE EXPERTO EN EL TERCER SECRETO DE FÁTIMA CONFIRMA QUE BERGOGLIO ES EL ANTI-PAPA HERÉTICO QUE ADVIERTE EL SECRETO



El Padre Paul Kramer experto en el Tercer Secreto de Fátima dijo hoy 27 de Mayo del 2016 por medio de su cuenta oficial de Facebook:


(Traducción en español):

«El Vaticano está mintiendo sobre el Tercer Secreto. La parte que se publicó revela el martirio del verdadero Papa. La parte que permanece oculta revela el antipapa herético de la iglesia apóstata falsificada. Ambas cosas han sido predichas en otras apariciones marianas y profecías católicas. Mucho antes de convertirse en un tema tabú, el cardenal Eugenio Pacelli reveló la esencia del Secreto en 1931:

《Me preocupan los mensajes de la Santísima Virgen a Lucía de Fátima. Esta persistencia de la Virgen María sobre los peligros que amenazan a la Iglesia es un aviso del Cielo contra el suicidio que significa alterar la Fe en Su liturgia, en Su teología y su alma .... Escucho a mi alrededor innovadores que desean desmantelar el Santuario, destruir la llama universal de la Iglesia, rechazar sus ornamentos y hacer que se sienta remordimiento por su pasado histórico.

Llegará un día en que el mundo civilizado negará a su Dios, la Iglesia va a dudar como Pedro dudó. Ella estará tentada a creer que el hombre se ha convertido en Dios. En nuestras iglesias, los cristianos buscarán en vano la lamparilla roja donde Dios les espera. Como María Magdalena, llorando ante la tumba vacía, se preguntarán: “¿Dónde Lo han puesto?》

Los “peligros que amenazan a la Iglesia”; es una frase que es muy similar a la observación del cardenal Ratzinger en el secreto: “los peligros para la fe y para la vida de los cristianos”.

“[E]l suicidio de la alteración de la fe en [1] su liturgia”, (es decir, hacer cambios protestantes ecuménicos radicalmente en la misa); 2) que altera, “su teología y su alma” (es decir, las novedades heréticas del Vaticano II, como el ecumenismo, la libertad religiosa); y 3) la gran apostasía en la Iglesia que comenzará “en la parte superior” (cardenal Ciappi), “en la cima” (cardenal Ottaviani); encabezada por un “papa que estará totalmente bajo el poder del diablo” que conducirá a la estampida dentro de la apostasía (cardenal Bea a través de Malachi Martin). Malachi me confirmó personalmente a mí en 1997 que el “papa” que conducirá a la apostasía en la Iglesia va a ser un hereje y un anti-papa.

El anti-papa herético de la iglesia apóstata falsificada también fue predicho por San Francisco de Asís, La Beata Ana Catalina Emmerich, y Sor Jeanne Le Royer. ¿Alguien puede adivinar su nombre?»


domingo, 14 de enero de 2018

LA HOMOSEXUALIDAD DE PABLO VI: ¿RUMOR O REALIDAD?


Marian T. Horvat, Ph.D.

El periódico italiano L'Espresso recientemente publicó una primicia informando que Pablo VI había sido chantajeado sobre un cierto secreto. La información "secreta" era su supuesta "extravagancia" que involucraba actos homosexuales.

La esencia del artículo fue reportada por el periódico Il Giornale en línea , el 27 de enero de 2006. En lugar de negar las acusaciones, Pablo VI busco la ayuda de su amigo Aldo Moro, el presidente del Consejo Gubernamental, para detener el rumor. Esto fue informado por el general Giorgio Manes, quien dio a conocer sus notas confidenciales a l'Espresso como exclusivo.

¿Hay algo sobre lo que basar esta acusación tan seria, o es solo un toque tabloide? El informe saca a la superficie una acusación incesante de que Pablo VI realmente era homosexual. A menudo se ha dicho que lo principal que podría detener el proceso de su canonización sería que su vicio era, y aún es, ampliamente conocido en innumerables medios italianos.

En su libro, Vaticano II, Homosexualidad y pedofilia , Atila S. Guimarães examinó esas acusaciones y, basándose en fuentes fidedignas, hizo el siguiente informe. Con su permiso, transcribo un extracto de su trabajo (páginas 157 a 162, con las notas a pie de página). El escribió:

Acusaciones contra Pablo VI

Es especialmente doloroso informar que la integridad moral de uno de los Soberanos Pontífices se vio empañada por informes serios de homosexualidad. Para los católicos que aman y defienden el papado, la revelación de que la homosexualidad podría haber penetrado en la cúpula más elevada de la Iglesia es particularmente dolorosa. Sin embargo, dada la credibilidad de la fuente y la importancia de enfrentar la verdad en este grave asunto, parecía un requisito de honestidad ofrecer los siguientes datos al lector para permitirle formar su propio juicio.

En abril de 1976, se hizo una declaración importante con respecto a Pablo VI. En una entrevista con la revista italiana Tempo, El autor francés Roger Peyrefitte, un homosexual declarado, comentó una homilía (enero de 1976) en la que Pablo VI había hablado en contra de la homosexualidad. El escritor francés alegó que las palabras del Pontífice fueron hipócritas e hizo esta revelación:

"El segundo pecado del que siento que he sido liberado, después de este grotesco discurso papal es mi homosexualidad ...". En mi último libro, Hunting Scenes , y en otro, About the French People, Dije con todo el respeto debido a un Papa (especialmente cuando todavía está vivo) que él es homosexual. Es sorprendente que el discurso papal [contra la homosexualidad] se haya publicado al mismo tiempo que mi libro. ¿Pablo VI fue movido por un complejo de culpa? ¿Pero por qué debería sentirse culpable? Se sabe que un novio de Pablo VI era una cierta estrella de cine, cuyo nombre no daré, aunque lo recuerdo muy bien. Era un actor desconocido cuando nuestro amigo Paul era el Cardenal Montini, Arzobispo de Milán. "(1)

Estas graves acusaciones (que algunos podrían considerar abiertas a la discusión, dado el carácter escandaloso de Peyrefitte) fueron confirmadas por otro autor, un profesor serio y periodista que había trabajado en el Vaticano en los aposentos papales.

Graves acusaciones contra Pablo VI - 30 Giorni , julio / agosto de 2001

Los detalles que informó corroboran las afirmaciones de Peyrefitte y parecen dignos de crédito. Su nombre es Franco Bellegrandi, camariero di spada e cappa (camarada de honor) de Su Santidad desde el final del pontificado de Pío XII hasta el reinado de Pablo VI. Fue miembro de la Guardia Noble del Vaticano, el cuerpo más distinguido del servicio militar papal. La Guardia Noble, eliminada por Pablo VI, era un cuerpo de honor militar de élite formado por miembros de la nobleza romana que ayudaría al Pontífice en ceremonias y actos solemnes, así como en las funciones diplomáticas cotidianas con los Jefes de Estados o representantes extranjeros importantes.

Con credenciales confiables: profesor de Historia Moderna en la Universidad de Innsbruck (Austria), corresponsal de L'Osservatore Romano, autor de otros dos libros sobre el Vaticano y condecorado con la Cruz de Oro del Mérito de la República de Austria, utilizó fuentes y estaba seguro de los hechos. En 1994, cuando su libro Nichitaroncalli - Controvita di un Papa (Nikita Krushev y Roncalli - Aspectos Desconocidos de un Papa) fue lanzado en Roma, entre los presentes estaba el Cardenal Silvio Oddi, que vino a prestar su prestigio a la obra y apoyar indirectamente su contenido.

En este libro, Bellegrandi describió la situación en los aposentos papales:
"En Roma y en toda Italia corre el rumor de que Pablo VI es homosexual ... Cuando era arzobispo de Milán, una noche la policía lo detuvo, vestido de civil y en una compañía no tan loable. En realidad, durante muchos años se dice que tenia una amistad especial con un actor pelirrojo. Este hombre no hizo ningún secreto de su relación con el futuro Papa. La relación continuó y se hizo más estrecha en los años venideros. [Después de que Montini fuera elegido Papa], un oficial de las fuerzas de seguridad del Vaticano me dijo que a este favorito de Montini se le permitía entrar y salir libremente en los apartamentos pontificios, y que a menudo lo habían visto tomar el ascensor papal por la noche.

"La 'cáscara de plátano' que pisó Pablo VI y que puso fin a la naturaleza segura de su debilidad fue la homilía sobre ética sexual que pronunció en enero de 1976, que trata de algunos puntos sobre la homosexualidad. Esta homilía provocó una reacción del escritor Roger Peyrefitte. El 13 de abril de 1976, el semanario Tempo publicó una entrevista con este autor (con una reputación de muy buena documentación), ... que acusó al Papa de ser homosexual y negó su derecho a ser un censor sobre el tema. Pablo VI reconoció oficialmente el golpe.

"Se requería un 'día de reparación por la ofensa recibida por el Papa'. Toda Italia, sin embargo, se reía del incidente. La transmisión televisiva británica hizo una entrevista con Peyrefitte, quien confirmó sus acusaciones y expresó su sorpresa por la publicidad que estaba recibiendo.

"El primer chantaje contra Montini se hizo tan pronto como subió a los escalones del trono de Pedro por la masonería, la que lo presionó para acabar con la condena de la Iglesia para los que piden ser cremados después de la muerte (lo cual hizo). Con lo que le amenazó fue con revelar las reuniones secretas entre el Arzobispo de Milán y "su" actor en un hotel en Sion, en el Cantón Valais en Suiza. En París, en algún momento más tarde, la historia detrás de este cambio hecho por Pablo VI salió a la superficie, con la evidencia indiscutible pacientemente amasado por un gendarme (policía) ". (2)
Algunas páginas más tarde, Bellegrandi describió lo que había presenciado personalmente:
"Otro cambio observado por aquellos en ese círculo estrecho que, debido a su posición en la Jerarquía o sus puestos, solía pasar una gran cantidad de tiempo dentro del Palacio Apostólico, fue la repentina designación de homosexuales a puestos de prestigio y responsabilidad cerca de el papado. Esta plaga infestó, transformó y devastó el Vaticano durante la época de Pablo VI. Ya había comenzado entonces [en el pontificado de Juan XXIII], bien escondido en los pliegues barrocos de la corte pontificia, pero, por desgracia, vivo y real. Pero fue la mano lejana del Arzobispo de Milán, él mismo víctima de tales debilidades, la que discretamente colocó una tras otra en el tablero de ajedrez del Estado ... las piezas de su juego queridas por su corazón.

"Esos nuevos personajes muy situados, que estaban contaminados por la misma 'enfermedad', trajeron naturalmente con ellos a otras personas menos ubicadas de la misma clase. Por lo tanto, lenta pero continuamente, los rumores y las indiscreciones comenzaron a fluir en el Vaticano, y los hechos graves comenzaron a ocurrir como una cuestión de curso.

"Debido a sus funciones, estas personas a menudo fueron vistas por nosotros [la Guardia Noble]. ... También tenían sus favoritos, que eran los jóvenes afeminados que vestían uniformes elegantes y maquillaje en la cara para disimular sus barbas. Nosotros (los camarieri di spada e cappa, guardias nobles) mantuvimos cuidadosamente nuestra distancia de sus sonrisas y cortesías. Nos limitamos a saludarlos a distancia con el saludo militar de los talones.

Los "favoritos" del arzobispo de Milán también comenzaron a aparecer a nivel de funcionarios, y en ocasiones estallaron pequeños y grandes escándalos. La Gendarmería Pontificia [la policía del Vaticano] tuvo que conducir con cuidado ... a lo largo de esas minas flotantes y mantener un ojo cerrado -y a veces los dos ojos- para evitar que los informes se filtraran y desalentar a algunos periodistas duros ... Los antiguos empleados honrados que dependían del Governatorato [la administración del Estado del Vaticano] fueron despedidos repentinamente o trasladados a otros puestos, y estos recién llegados fueron instalados en sus sillas vacías, todos ellos llevando en sus bolsillos cartas de recomendación del Cardenal Montini ". 3
Guimarães termina su capítulo presentando el testimonio del autor español Pepe Rodriguez, quien declara abiertamente lo que parecería ser un conocimiento común en los círculos internos de la Jerarquía y las élites europeas, que no solo había muchos obispos homosexuales sino también un "gran Papa homosexual". . "(4).

La afirmación anterior, al menos, puede afirmarse sin vacilación frente a la continua crisis de homosexualidad que la Iglesia está experimentando debido a la participación o complicidad de sus prelados con estos crímenes. La segunda afirmación, de ser cierta, explicaría en parte la inmensa complacencia de la cúpula más alta con respecto a la homosexualidad entre los eclesiásticos.


_______________________________

1. Roger Peyrefitte, "¿Mea culpa? Ma fatemi il santo piacere, " Tempo , 4 de abril de 1976.
2. Franco Bellegrandi, Nichitaroncalli - Controvita di un Papa (Roma: Ed. Internazionale di Letteratura e Scienze, 1994), pp. 85-86.
3. Ibid ., Pp. 91-2.
4. Pepe Rodrigues, "Espana no es diferente", El Mundo , 19 de marzo de 1995, p. 3.

viernes, 12 de enero de 2018

MÁRTIRES - 14 MONJAS CONCEPCIONISTAS, VICTIMAS DEL ODIO COMUNISTA A LA RELIGIÓN CATÓLICA


La persecución religiosa en la zona controlada por el Frente Popular durante la Guerra Civil española alcanza su máxima crueldad en el ensañamiento que tuvo contra los elementos más débiles de lo que comunistas, socialistas y anarquistas consideraban el enemigo. Eso debían pensar de las 14 monjas concepcionistas-pese a que jamás cogieron un arma, ni atacaron a nadie y su única labor fue la beneficencia y la oración- que fueron perseguidas, torturadas y asesinadas en los primeros meses de la Guerra Civil. 14 mártires a las que ahora el Ayuntamiento de Madrid quiere quitar la calle que recuerda su asesinato.


El crimen contra estas 14 mujeres se cometió en tres fases, entre julio y noviembre de 1936. Las torturas y la saña de los milicianos que acabaron con sus vidas deja clara la bajeza moral que no se detuvo ni ante una anciana paralítica que se encontraba en silla de ruedas, como fue el caso de sor Asunción Monedero.


Las primeras 10 hermanas concepcionistas asesinadas vivían en el convento de la orden en las Rozas de Madrid. De allí fueron expulsadas tras incautarse el comité revolucionario local el edificio. Se trasladaron a Madrid, donde fueron acogidas en la calle Francisco Silvela, en un piso propiedad de un matrimonio benefactor de la orden. Los milicianos las descubrieron gracias al chivatazo de la portera del edificio contiguo. Desde ese momento, las hermanas eran visitadas a diario para recibir amenazas de muerte para intentar forzarlas a adjurar de sus creencias. Ante la inutilidad de las amenazas, los milicianos, en su mayoría comunistas y anarquistas, comenzaron a golpearlas durante las visitas que todos los días hacían al piso en el que estaban retenidas. Como las agresiones físicas tampoco surtían efecto, empezaron a aplicarles torturas. Durante los meses de julio y agosto, en pleno calor veraniego en Madrid, les retiraban el agua dejándolas dos días sin beber. En octubre y noviembre, lo que les retiraban era la ropa de abrigo. El martirio acabó el 8 de noviembre, cuando las diez hermanas allí retenidas fueron fusiladas en las cercanías de Madrid. Sus cuerpos no se han encontrado.


Otras dos hermanas de la misma orden, residentes en el convento de El pardo, fueron la segunda oleada de mártires concepcionistas. El 21 de julio el edificio fue confiscado y ellas se fueron refugiando en varias casas de vecinos hasta que fueron localizadas y expulsadas del municipio. Llegaron a Madrid, donde fueron acogidas por un matrimonio de edad avanzada hasta que fueron localizadas por un grupo de seis milicianos el 23 de agosto. Las dos hermanas fueron enviadas a una checa junto a sus benefactores y la empleada de estos. Se desconoce el paradero de los ancianos, pero las dos hermanas fueron fusiladas en Vicálvaro dos días después.


La tercera fase afectó a las hermanas que formaban la comunidad de la localidad toledana de Escalona. Nuevamente encontramos la misma forma de proceder. El convento es incautado por el comité revolucionario local y la comunidad expulsada del pueblo y enviadas a la Dirección General de Seguridad en Madrid donde son instadas a abandonar la fe y apostatar. Para forzar a las más jóvenes, las dos sores de mayor edad fueron separadas del grupo y enviadas a una checa donde fueron torturadas y finalmente fusiladas a finales del mes de octubre.


Las 14 mártires concepcionistas asesinadas en Madrid por comunistas, socialistas y anarquistas fueron las hermanas: Isabel Lacaba Andía, Petra Peirós Benito, Asunción Monedero, Manuela Prensa Cano, Balbina Rodríguez Higuera, Beatriz García Villa, Ascensión Rodríguez Higuera, Juana Ochotorena Arniz, Basilia Díaz Recio, Clotilde Campos Urdiales, Inés Rodriguez Fernández, Carmen Rodríguez Fernández, María de San José Ytoiz y Asunción Pascual Nieto.

Juan E. Pflüger

Fuente: La Gaceta

DICHOS DE SANTOS - 67




martes, 9 de enero de 2018

LA SAGRADA COMUNIÓN Y EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA - XVI. (Último capítulo)


CAPITULO 16 
Algunos ejemplos acerca de la devoción de oír Misa y decirla cada día, 
y la reverencia con que hemos de estar en ella. 

El Papa Pío II y Sabélico cuentan que en la provincia de Istria, que confina con Panonia y Austria, vivía un devoto caballero, el cual era molestado de una grave tentación de ahorcarse, y algunas veces estuvo a punto de hacerlo. Andando con esta penosa tentación, se descubrió a un religioso letrado y temeroso de Dios pidiéndole consejo, el cual, después de haberle confortado y consolado mucho, le dijo que tuviese en su compañía un capellán que cada día le dijese Misa. Le pareció bien este remedio, y así se concertó con un sacerdote, y los dos se fueron a vivir a una fortaleza que tenía en el campo, donde habiendo un año que por medio de esta santísima devoción vivía en sosiego, acaeció que un día le pidió licencia su capellán para ir a celebrar una fiesta a un pueblo allí vecino con un clérigo amigo suyo; el caballero dio la licencia con intención de ir allá a oír Misa y hallarse en la fiesta; pero por cierta ocasión se detuvo, de modo que ya era mediodía cuando vino a salir de su fortaleza, muy acongojado pensando no hallar Misa, y molestado de su antigua tentación; yendo así fatigado, se encontró con un labrador que venía del lugar, el cual le certificó que eran ya acabados los oficios divinos. Recibió de esto el caballero tanta pena, que comenzó a maldecir su ventura, y a decir que pues aquel día no había oído Misa, se tenía ya por perdido. El labrador le dijo que no se fatigase, que él le vendería la Misa y lo que delante de Dios había merecido con ella, al caballero le agradó esto, y así se concertaron en que le diese una ropa que traía vestida, la cual él le dio de buena voluntad, y con esto se partió el uno del otro. Con todo eso, quiso el caballero llegar al pueblo a hacer oración en la iglesia; lo hizo así, y poco después, volviéndose a su casa, llegando al lugar de la simonía, vio que el labrador se había ahorcado de un árbol, permitiéndolo así Dios en castigo de su pecado. Quedó atónito y dio gracias al Señor porque le había a él librado, y se confirmó más en su devoción, y desde entonces quedó libre de la tentación, aunque vivió muchos años. 

Se lee en las Crónicas de San Francisco de Santa Isabel, reina de Portugal, y sobrina de Santa Isabel, reina de Hungría, que entre otras grandes virtudes que tenía, una era ser piadosa y compasiva de los pobres enfermos, y amiga de socorrerlos; y así se dice que ningún pobre le pidió que no le socorriese; y fuera de esto, tenía mandado a su limosnero que a ninguno le negase limosna. Teniendo, pues, esta santa un paje o criado de cámara, de quien se servía en la distribución de estas limosnas y obras de piedad, por ser virtuoso y de buenas costumbres, aconteció que otro paje de la cámara del rey don Dionis, su marido, y muy privado suyo, viendo la privanza que el paje tenía con la reina, por envidia que tuvo de él y por caer en gracia del rey, le quiso poner mal con él, afirmándole que la reina le tenía mala afición. Y como el rey vivía no muy honestamente, inducido por el demonio traía consigo algunos descontentos, y tenía alguna desconfianza de la reina su mujer. Por lo cual, espantado de lo que su paje le había dicho, aunque es verdad que no lo acabó de creer, sino que quedó dudoso, con todo eso se determinó de hacer matar a aquel paje secretamente. Y saliendo aquel día a pasearse a caballo, pasó por donde había un horno de cal, que se estaba cociendo, y llamando aparte a los hombres que le daban fuego, les mandó que a un criado que él les enviaría allí con un recaudo, diciendo si tenían hecho lo que el rey les había mandado, le arrebatasen luego y le echasen dentro del horno, de modo que allí luego muriese, porque así convenía a su servicio. Venida, pues, la mañana siguiente mandó el rey al paje de la reina que fuese con este recaudo al horno, para que aquellos hombres pusiesen en ejecución lo que él les había mandado, y así muriese; mas nuestro Señor, que nunca falta a los suyos, y vuelve por los que están inocentes y sin culpa, ordenó pasando este mozo por una iglesia, tañesen la campanilla de alzar en una Misa que entonces estaban diciendo; y entrando dentro, estuvo hasta que se acabó la Misa, y otras dos que comenzaron luego una en pos de otra. En este tiempo, deseando el rey saber si era ya muerto, acertó a ver al otro paje de cámara, que era el que le había acusado y levantado el falso testimonio delante del rey, al cual envió muy de priesa al horno a saber si se había hecho lo que él había mandado, y llegado que fue con el recaudo, como éste, conforme a las señas, era el que el rey les había dicho, le arrebataron luego los hombres y, atándole, lo echaron vivo en el horno. En este interin, acabando el otro mozo inocente y sin culpa de oír sus Misas, fue a dar el recaudo del rey a los que cocían el horno, diciendo si habían cumplido lo que su señor les había mandado, y respondiendo ellos que sí, él se volvió con la respuesta al rey; el cual, así como lo vio, quedó como fuera de sí, viendo y considerando que había acontecido este negocio muy al contrario de como él había ordenado mandado. Y volviéndose al paje le comenzó a reprender, preguntándole dónde se había entretenido tanto. Entonces el criado, dando cuenta de sí, le respondió: «Señor, yendo yo a cumplir el mandato de vuestra alteza, acerté a pasar junto a una iglesia, donde estaban tañendo la campanilla de alzar, y entrando dentro oí aquella Misa hasta el cabo; y antes que aquella se acabase, comenzaron otra y otra, y así aguardé hasta que se acabaron todas, porque mi padre me dejó por bendición, antes que muriese, que a todas las Misas que viese comenzar estuviese hasta el fin.» Entonces vino el rey a caer, por este juicio de Dios, en la cuenta de la verdad, y en la inocencia de la buena reina, y en la fidelidad y virtud del buen criado, y así echó de sí la imaginación mala que contra ella tenía. 

En el Prontuario de Ejemplos se cuenta que en un pueblo vivían dos oficiales de un mismo oficio, y el uno tenía mujer, hijos y familia, y con todo eso era tan devoto de oír Misa cada día, que por ninguna cosa la dejaba, y así le ayudaba nuestro Señor, y le iba bien en su oficio, y le multiplicaba su hacienda. El otro, por el contrario, no teniendo hijo ninguno, ni criado, sino sola su mujer, siempre trabajaba de día y de noche, y aun en los mismos días de fiesta, y oía Misa muy pocas veces, y nunca salía de laceria sino que padecía mucha necesidad y pobreza. Viendo, pues, éste que al otro le iba tan bien, haciéndose un día encontradizo con él, le preguntó que de dónde le venían tantos bienes y le sucedía tanta ganancia, que con él tener tanta familia de hijos y mujer, nunca le faltaba lo necesario, sino que siempre tenía bastantemente lo que había menester; y él, siendo solo con su mujer y trabajando más, siempre vivía en necesidad y pobreza. A esto respondió el que tenía devoción de oír cada día Misa, diciendo que él le mostraría al día siguiente el lugar dónde hallaba aquella ganancia. Y venida la mañana, se fue por casa del otro y le llevó consigo a la Iglesia; y acabada de oír la Misa le dijo que se volviese a su casa a trabajar. Lo mismo hizo el segundo día, y las mismas palabras le dijo. Pero el tercero día, viniendo otra vez a su casa para llevarle a la iglesia, le dijo el otro: «Hermano, si yo quisiese ir a la iglesia, no he menester que vos me llevéis allá, que bien sé el camino: lo que yo deseaba saber de vos era el lugar donde habéis hallado tan buena comodidad para enriquecer, y que me llevaseis allá para que yo también me pueda hacer rico.» Entonces respondió él diciendo: «Yo no sé, ni tengo otro lugar donde busque el tesoro del cuerpo y el premio de la vida eterna, si no es en la iglesia.» Y para confirmar esto, dijo (Mt., 6. 30): «¿Por ventura no habéis oído lo que el Señor dice en el Evangelio: Buscad primero el reino de los Cielos y su justicia, y todas las demás cosas que se os darán por añadidura?» Oyendo esto el buen hombre, entendió el misterio y cayó en la cuenta y compungido de su pecado enmendó su vida, haciéndose desde luego muy devoto y oyendo de allí adelante su Misa cada día, y así le comenzó a ir bien y suceder prósperamente en todos sus negocios. 

Cuenta San Antonino de Florencia que saliendo un día de fiesta de una ciudad dos amigos mancebos para irse a holgar al campo a cierta caza, el uno de ellos tuvo cuidado de oír primero Misa y cumplir con el precepto, y el otro no. Yendo, pues, juntos su camino, comenzó a revolverse el tiempo y turbarse el aire, de modo que parecía que el cielo se quería venir abajo, y hundir el mundo con los grandes truenos que comenzaron, y muchos relámpagos que venían a toda prisa con grandes señales de mucho agua; y entre éstas se oyó en el aire una voz, la cual oyeron los mismos mozos, que decía: «Dale, hiérele.» Quedaron con esta voz atemorizados; pero prosiguiendo su camino, al mejor tiempo, cuando no se cataron, cayó un rayo y mató al desdichado mozo que aquel día no había oído Misa. Fue tan grande el espanto y asombro que le dio al otro, que quedó como fuera de juicio, sin saber lo que había de hacer, mayormente que estaba ya cerca del puesto donde iban a cazar. Finalmente, pasó adelante y prosiguió su camino, y oyó otra voz que dijo: «Hiérele, hiérele a ése» Quedó el pobre muy atemorizado con esta voz, acordándose de lo que había pasado por su compañero; mas se oyó otra voz en el aire, que dijo: «No puedo, porque ha oído hoy el Verbum caro factum est» Entendiendo por esto que había oído Misa; porque al fin de ella se suele decir el Evangelio de San Juan, donde están estas palabras. Y de esta manera se escapó aquel mozo de aquella tan terrible y repentina muerte. 

De San Buenaventura se lee que considerando la soberana Majestad de Dios, que está en el santísimo Sacramento del altar, y su gran vileza, y temiendo que no recibía al Señor con la disposición que convenía, estuvo muchos días sin llegarse al alta, y un día, oyendo Misa, al tiempo que el sacerdote partía la hostia, una parte de ella se vino a él y se le puso en la boca. Y haciendo gracias al Señor por este tan incomparable beneficio, entendió que con él le quería enseñar, que gusta más Dios de los que con amor y entrañable afecto se llegan a él y le reciben, que no de los que por temor se apartan y dejan de recibirle; como después el mismo Santo lo escribió. Y lo mismo escribió Santo Tomás. 

Del Santo fray Hernando de Talavera, primer arzobispo de Granada, se cuenta que estando en la corte ocupado en muchos y muy graves negocios del reino, como sus émulos, que eran muchos, no hallasen otra cosa en que le poder acusar, murmuraban algunos porque decía cada día Misa, maravillándose de él, que, teniendo tantos y tan arduos negocios sobre sí, se hallaba tan dispuesto y con ánimo reposado y quieto para celebrar cada día, como si estuviera en el monasterio. Y como el cardenal de España y arzobispo de Toledo don Pedro González de Mendoza un día familiarmente le dijese lo que se decía, respondió el siervo de Dios: Así es, señor, que porque sus altezas me han puesto en cosas tan arduas, y encomendado carga que es sobre todas mis fuerzas, no tengo otro refugio, para no dar con la carga en el suelo, sino llegarme cada día al santo Sacramento, para que con eso pueda tener fuerzas para salir al cabo, y dar buena cuenta de lo que sus altezas me han encomendado.» 

De San Pedro Celestino, que después fue Papa, cuenta Surio que poniéndose él una vez a considerar, por una parte, la Majestad grande del Señor que está en el santísimo Sacramento, y por otra, su vileza e indignidad, y acordándose de San Pablo, primer ermitaño, San Antonio, San Francisco y otros Santos, que no se habían atrevido a ejercitar el santo misterio de la Misa y Comunión cotidiana, estuvo muy dudoso y perplejo sobre la frecuencia en esto, y se abstuvo algunos días con el temor, temblor y reverencia de tan grande Señor, con determinación de ir a Roma a consultar al Papa sobre esto, si le sería mejor abstenerse de celebrar del todo o algún tiempo, y yendo con este intento, en el camino se le apareció un santo abad, ya difunto, el cual le había dado el hábito de monje, y le dijo: «¿Quién, oh hijo, aunque sea ángel, es digno de este misterio? Pero con todo eso te aconsejo que con temor y reverencia celebres frecuentemente»; y luego desapareció. 

Cuenta San Gregorio que poco antes de su tiempo acaeció que un hombre fue preso y llevado cautivo de los enemigos a muy lejanas tierras, donde estuvo mucho tiempo aprisionado, sin saber ni tener nuevas algunas de él; y como su mujer, después de tan largo tiempo no supiese de él, creyó ser ya muerto, y así como a tal hacía cada semana decir Misas y sacrificios por su ánima. Y era nuestro Señor servido que todas las veces que las Misas se decían por él, se hallaba el pobre cautivo libre de sus prisiones. Aconteció, pues, que no mucho después de esto salió el hombre del cautiverio y volvió a su casa libre; y como entre otras cosas contase a su mujer esta maravilla, espantado y admirado de que en ciertos días y horas de cada semana se le quitaban las prisiones, como está dicho; haciendo la mujer la cuenta, halló que era en los mismos días y horas que ella hacía ofrecer el sacrificio y decir las Misas por él. Y añade San Gregorio: «De aquí podéis, hermanos, colegir cuánta fuerza tendrá para deshacer las prisiones y ataduras del ánima este sacrificio ofrecido por nosotros.» El venerable Beda cuenta otro ejemplo semejante. 

San Crisóstomo dice que por el tiempo que el sacerdote celebra, asisten allí los ángeles, y que en honra del que allí es ofrecido, el altar está rodeado de ángeles. Y dice que oyó contar a una persona fidedigna, que un viejo, gran siervo de Dios, había visto de repente descender gran multitud de ángeles, y estar el altar rodeado de ellos, vestidos de tan resplandecientes ropas, que su claridad no se podía mirar, tan humillados como están los soldados delante de su rey. Y así lo creo yo, dice el glorioso Santo: porque al fin donde está el rey está la corte. Y San Gregorio dice: «¿Quién duda sino que en aquella hora en que se ofrece este santo sacrificio, a la voz del sacerdote se abren los Cielos y bajan juntamente con Cristo aquellos cortesanos del Cielo, y está todo aquello cercado de coros de ángeles, que como buenos cortesanos están acompañando a su Rey?» Y así declaran muchos Santos aquello de San Pablo, que mandando que las mujeres estuviesen en la iglesia cubiertas las cabezas, da la razón (1 Cor., 11, 10): Por amor de los ángeles. Porque por estar allí el santísimo Sacramento, dicen que hay allí ángeles que le reverencian y respetan. 

San Nilo escribe del mismo San Juan Crisóstomo (que fue su maestro) que cuando entraba en la iglesia veía gran multitud de ángeles vestidos de blanco, los pies descalzos, y encorvados sus cuerpos por la gran reverencia, con sumo silencio y como asombrados de la presencia de Cristo nuestro Dios y Señor en este Sacramento. Conforme a esto, dice el glorioso Crisóstomo: «Cuando te hallas delante de este divino Sacramento, no has de pensar que estás entre hombres en la tierra; ¿por ventura no sientes la vecindad de aquellos escuadrones celestiales de querubines, serafines, etc., que asisten ante aquel gran Señor de Cielos y Tierra?» Y así dice: «Estad, hermanos, en la iglesia con gran silencio, con temor y temblor: mirad de la manera que están los criados de un rey delante de él, qué modestos y serenos, con cuánta reverencia: no hay quien allí se atreva a hablar una palabra, ni a volver los ojos de una parte a otra; y aprended de aquí de la manera que habéis de estar delante de Dios.»  


EJERCICIO DE PERFECCIÓN Y
VIRTUDES CRISTIANAS 
Padre Alonso Rodríguez